Este relato erótico interactivo contiene varias historias que podrás ir descubriendo a medida que vayas escogiendo las opciones que decidas en cada momento. Eres tú quien controla la historia y quien decide hacia donde la quieres hacer llegar. Disfruta de la aventura.

Relato erótico leído
1434 veces
Idioma: Español-España
Autor: Alex Blame

El día amanece como podía haberlo hecho otro cualquiera… bueno, quizás aun mejor. Son poco más de las siete, pero el sol ya ha despuntado por el horizonte, bañando vuestro apartamento con una cálida y dorada luz que te anima a salir de la cama de un salto.

Te estiras camino de la cocina y te preparas el desayuno, el ruido de la ducha es inequívoco. Aun está en casa. Piensas entrar en la ducha y acariciar su cuerpo desnudo, pero aun tienes sueño, así que desayunas rápido y te diriges a la habitación.

Te  asomas a la ventana. Calor y ruido de tráfico de una ciudad que comienza a despertar. El sonido de su móvil interrumpe tus pensamientos. ¿Quién demonios le envía un wasap a esta hora de la mañana?

Lo coges y estás a punto de leerlo. Niegas con la cabeza y te diriges al baño para acercarle el teléfono. No, el teléfono se mojaría. A estas horas solo puede  ser algo importante, así que lo desbloqueas y bajas la pestaña de avisos para ver si te da una pista del contenido del mensaje.

No reconoces al remitente, pero su forma de esconder su identidad bajo un seudónimo incitante y el escueto contenido hace que una oleada de celos te invada. Y es que quedar con alguien un día de diario a las diez de la noche, justo cuando empieza tu turno de trabajo, te hace sospechar que te la están pegando. Bajas el desplegable de los avisos con cuidado de no pinchar en él para no dejar rastro de tu intrusión y  te enroscas a la almohada mientras se va, dejando que la bola de la sospecha crezca y crezca cada vez más en tu mente con el paso de las horas.

Finalmente te decides, llamas al trabajo excusándote, diciendo a tu jefe que tienes una diarrea tan fuerte que estas pensando en graparte a la taza del váter y a continuación pones en marcha tu plan.

Pasas la tarde revolviendo sus cosas, intentando encontrar alguna pista sin éxito. Te frustras, gritas y rompes un par de trastos contra la pared para luego coger el teléfono y alquilar un coche.

Le llamas y le dices que tienes que irte antes de tiempo y que dejas la cena en el frigorífico. Te da las gracias sin un atisbo de nerviosismo o remordimientos por la mentira y se despide.

Preparas una cena rápida, la dejas en la nevera y vas a recoger el coche. A las nueve  y media en punto estas esperando mientras te preparas un capuchino en la cafetera del coche. Estos Fiat 500 son la leche, estas pensando en comprar uno cuando la puerta del garaje se abre y sale su coche. Arrancas y  sigues el coche procurando mantener una distancia prudencial como has visto hacer tantas veces en las pelis americanas.

Paras en el primer semáforo tres coches por detrás y no puedes evitar mirar su foto que usas de fondo de pantalla en tu móvil…

Tu novio

Opción 1

Es un cerdo, pero es tan guapo...

Tu novio
Tu novia

Opción 1

Es un putón berbenero, pero es tan guapa...

Tu novia