"..nos desnudamos por completo, ya no había pudor entre nosotras. Le hice señas para que me acompañara al baño. Abrí la ducha y en cuanto el agua salió tibia, nos metimos debajo. Acaricié su cuerpo mojado, tenía una figura admirable y la piel sumamente suave. Todo cuanto deseaba era sentir su cuerpo..."