Strap-on

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 20: Naturaleza traicionera

"... mi espalda se posó delicadamente sobre el colchón. El peso de su cuerpo sobre el mío. El botón de mi pantalón desprendido; su pantalón deslizándose hacia abajo. El aroma de su cabello embriagó mis fosas nasales. Pechos al desnudo, pezones que se tocaron con placenteras cosquillas. Su lengua se deslizó por mi vientre. Desnudez total."

Por |29/03/2015|Categorías Lésbicos, Relatos eróticos, Suave|Etiquetas: , , , , , |17 Comentarios

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 19: La mujer que no merecía ser amada

"Al unísono Anabella y yo miramos hacia abajo, nos encontramos con la gran sorpresa de que nuestras manos estaban entrelazadas, realmente parecíamos una pareja paseando por la calle. Aquellos colores que no se habían apoderado de nuestras mejillas antes, lo hicieron cuando volvimos a levantar la mirada y nuestros ojos se cruzaron..."

Por |03/03/2015|Categorías Intenso, Lésbicos, Relatos eróticos|Etiquetas: , , , , , |43 Comentarios

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 18: Atando cabos

...hizo fuerza para medir la rigidez de mis nudos y no pudo moverse en absoluto. Me agradó mucho verla atada de esa forma, de rodillas en mi cama, con la cara contra el colchón; era una imagen muy erótica ya que su cola había quedado apuntando al techo y la falda se le había subido bastante. Le acaricié...

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 16: Juventud, divino tesoro

...permanecía muda, pero al parecer alguien le había alcanzado un dildo y ahora castigaba su almejita con él, recibiendo constantes miradas de todas las presentes, le estábamos brindando la atención que a ella tanto la excitaba, tenía la certeza de que allí estaba su morbo, en sentirse deseada, por quien fuera...

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 15: El cuarto poder

...provocando que yo gimiera entrecortadamente al recibir cada sacudida. Acaricié mis labios vaginales y al mismo tiempo le pedía a esa hermosa muchachita que me diera más. Entre jadeos y suspiros no hacía otra cosa que repetir la palabra “más” y ella comprendió que podía ser más ruda conmigo...

Ir a la barra de herramientas