Rubia

Hielo y Fuego

"Te concentras e imágenes confusas de una feria te asaltan. Te acuerdas de que entras en la tienda de una adivina. La adivina resulta ser una gitana sospechosamente parecida a Lola Flores. Depositas un billete en su mano y mientras la bruja se lo mete en el sujetador con una mano, con la otra coge la tuya y la acerca a su cara. —¡Oh! Veo una..."

Por |26/02/2015|Categorías Interactivos|Etiquetas: , , , , , , , |Sin comentarios

Buscando prostitutas para mi esposo. Capítulo final. La universitaria.

...Eireen miró a su compañera de cama un segundo y encontró en sus ojos la aprobación que necesitaba. Se subió a horcajadas sobre uno de los muslos masculinos y sus dedos buscaron el elástico de la cintura del calzoncillo. Tony pudo notar la humedad del sexo de la prostituta contra su piel. Se debía haber calentado bien con su mujer porque el flujo parecía abundante...

Relato erótico exclusivo

Ir a la barra de herramientas