"...Volví a la realidad cuando escuché el sonido de la puerta abriéndose, sostuve la cabeza de Cintia para que no pudiera voltear de inmediato y fijé la vista en las recién llegadas. Mi expresión de lujuria debía ser más que evidente y grotesca..."