— ...Nos enamoramos sin darnos cuenta. — Suena romántico, pero ella es un poco joven para ti, ¿no? — El amor no tiene edad, Jezabel. — Pero el sexo sí – dijo con una sonrisa encantadora.