Orgías

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 16: Juventud, divino tesoro

...permanecía muda, pero al parecer alguien le había alcanzado un dildo y ahora castigaba su almejita con él, recibiendo constantes miradas de todas las presentes, le estábamos brindando la atención que a ella tanto la excitaba, tenía la certeza de que allí estaba su morbo, en sentirse deseada, por quien fuera...

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 11: Cambio e Intercambio

"...¿Quién era esa mujer y qué había hecho con Anabella? Creo haberme preguntado eso mismo alguna vez, pero ésta… esta vez era en serio. Era imposible que esa ninfa cargada de erotismo sea la misma monjita que estaba sentada frente a mí tomando mates..."

Por |27/04/2014|Categorías Intenso, Lésbicos, Relatos eróticos|Etiquetas: , , , , , , |29 Comentarios