Intenté apartar a Elena de mi miembro, pero lo único que logré fue llevarme un mordisco en el dedo. Por suerte Ramón estaba demasiado metido en la lectura como para darse cuenta del saltito que di cuando los dientes de Elena se clavaron en mi índice. Su mano sacudía arriba y abajo...

Relato interactivo exclusivo