Masturbación

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 20: Naturaleza traicionera

"... mi espalda se posó delicadamente sobre el colchón. El peso de su cuerpo sobre el mío. El botón de mi pantalón desprendido; su pantalón deslizándose hacia abajo. El aroma de su cabello embriagó mis fosas nasales. Pechos al desnudo, pezones que se tocaron con placenteras cosquillas. Su lengua se deslizó por mi vientre. Desnudez total."

Por |29/03/2015|Categorías Lésbicos, Relatos eróticos, Suave|Etiquetas: , , , , , |17 Comentarios

No soy gay. ¿O sí?

...Estábamos muy juntos. Casi pegados. Nos mirábamos. En ese momento sentí la necesidad de besarlo. Joder. Sentí la necesidad de besar a otro hombre. Pero… ¿Qué más daba? Si le acababa de hacer una mamada.

Por |07/01/2015|Categorías Gays, Relatos eróticos, Suave|Etiquetas: , , , , , , |Sin comentarios

Una noche en la oficina

Intenté apartar a Elena de mi miembro, pero lo único que logré fue llevarme un mordisco en el dedo. Por suerte Ramón estaba demasiado metido en la lectura como para darse cuenta del saltito que di cuando los dientes de Elena se clavaron en mi índice. Su mano sacudía arriba y abajo...

Relato interactivo exclusivo

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 18: Atando cabos

...hizo fuerza para medir la rigidez de mis nudos y no pudo moverse en absoluto. Me agradó mucho verla atada de esa forma, de rodillas en mi cama, con la cara contra el colchón; era una imagen muy erótica ya que su cola había quedado apuntando al techo y la falda se le había subido bastante. Le acaricié...

Adivinando películas

Vamos a jugar a las películas... pero ya que lo hacemos, que sea con unas escenas eróticas bastante variadas. ¿Cuál te gusta más?...

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 17: Corazones solitarios

...lo hice tan fuerte que me dolió, pero era parte del castigo que merecía. Allí grité. Grité y luego grité más fuerte. Parte de mí quería que todos mis vecinos oyeran que me estaba masturbando… o que estaba teniendo relaciones sexuales con alguien. Quedé acostada de lado, con el cuerpo en un almohadón y la cabeza en otro...

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 16: Juventud, divino tesoro

...permanecía muda, pero al parecer alguien le había alcanzado un dildo y ahora castigaba su almejita con él, recibiendo constantes miradas de todas las presentes, le estábamos brindando la atención que a ella tanto la excitaba, tenía la certeza de que allí estaba su morbo, en sentirse deseada, por quien fuera...

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 15: El cuarto poder

...provocando que yo gimiera entrecortadamente al recibir cada sacudida. Acaricié mis labios vaginales y al mismo tiempo le pedía a esa hermosa muchachita que me diera más. Entre jadeos y suspiros no hacía otra cosa que repetir la palabra “más” y ella comprendió que podía ser más ruda conmigo...

Buscando prostitutas para mi esposo. Capítulo final. La universitaria.

...Eireen miró a su compañera de cama un segundo y encontró en sus ojos la aprobación que necesitaba. Se subió a horcajadas sobre uno de los muslos masculinos y sus dedos buscaron el elástico de la cintura del calzoncillo. Tony pudo notar la humedad del sexo de la prostituta contra su piel. Se debía haber calentado bien con su mujer porque el flujo parecía abundante...

Relato erótico exclusivo

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 14: Bajo la superficie

...Ana masturbaba enérgicamente a la otra monjita, el viscoso ruido que producían los dedos al entrar llegaba hasta nuestros oídos, esperaba que Anabella estuviera disfrutando de la escena tanto como yo aunque no se animara a expresarlo...

Por |13/06/2014|Categorías Lésbicos, Relatos eróticos, Suave|Etiquetas: , , , , , , |53 Comentarios
Ir a la barra de herramientas