"...¿Quién era esa mujer y qué había hecho con Anabella? Creo haberme preguntado eso mismo alguna vez, pero ésta… esta vez era en serio. Era imposible que esa ninfa cargada de erotismo sea la misma monjita que estaba sentada frente a mí tomando mates..."