"Fue como si las compuertas de un embalse cedieran ante una tormenta. La lengua de Salva se introdujo en su boca abrumándola por un momento con el fuerte aroma a roble y vainilla del whisky, pero el deseo volvió a abrirse paso y le devolvió el beso con violencia..."