"...en el preciso momento en que sentí el pene frotándose contra mi clítoris, me arrepentí de permitirle semejante cosa, esto ya era ir muy lejos, pero no podía detenerlo. Mejor dicho, no quería..."

Relato erótico exclusivo