"...sorprendiéndola me lancé sobre ella y la hice girar hasta que quedó de espalda contra la cama, sin pensarlo ni un segundo comencé a meterle los dedos, ahora su vagina estaba mucho más húmeda que antes y ella soltó un fuerte gemido mientras yo la penetraba..."