La vergüenza puede provocar una gran excitación sexual. Puede ser fuente de un gran y prohibido placer que toda mujer debería conocer y disfrutar como yo he aprendido a hacerlo...