Confesión

Un buen marido

La vergüenza puede provocar una gran excitación sexual. Puede ser fuente de un gran y prohibido placer que toda mujer debería conocer y disfrutar como yo he aprendido a hacerlo...

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 16: Juventud, divino tesoro

...permanecía muda, pero al parecer alguien le había alcanzado un dildo y ahora castigaba su almejita con él, recibiendo constantes miradas de todas las presentes, le estábamos brindando la atención que a ella tanto la excitaba, tenía la certeza de que allí estaba su morbo, en sentirse deseada, por quien fuera...

El dinero lo puede todo

... y Dorian lo oyó, y me preguntó si siempre había usado preservativo... Le dije que sí, y me dijo que él quería ser el primero. Que no lo hiciera contigo sin condón hasta después de la noche, o si no se anularía el trato...

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 14: Bajo la superficie

...Ana masturbaba enérgicamente a la otra monjita, el viscoso ruido que producían los dedos al entrar llegaba hasta nuestros oídos, esperaba que Anabella estuviera disfrutando de la escena tanto como yo aunque no se animara a expresarlo...

Por |13/06/2014|Categorías Lésbicos, Relatos eróticos, Suave|Etiquetas: , , , , , , |53 Comentarios

Me niego a ser lesbiana. Capítulo 5: Reacción inesperada.

"..nos desnudamos por completo, ya no había pudor entre nosotras. Le hice señas para que me acompañara al baño. Abrí la ducha y en cuanto el agua salió tibia, nos metimos debajo. Acaricié su cuerpo mojado, tenía una figura admirable y la piel sumamente suave. Todo cuanto deseaba era sentir su cuerpo..."

Ir a la barra de herramientas