"Cuando mi señora hubo acabado de usarme como lienzo para sus velas, se sentó sobre mi abdomen y me retiró el antifaz. — ¿Te gusta el dibujo, Sultán?— Preguntó mientras me pellizcaba los pezones. — Todo cuanto haga usted me fascina, mi señora."