...hizo fuerza para medir la rigidez de mis nudos y no pudo moverse en absoluto. Me agradó mucho verla atada de esa forma, de rodillas en mi cama, con la cara contra el colchón; era una imagen muy erótica ya que su cola había quedado apuntando al techo y la falda se le había subido bastante. Le acaricié...