"Empecé a desnudarme con bastante nerviosismo. Notaba las manos temblar. Una vez completamente desnuda, cerré los ojos y pensé en lo que iba a pasar. Los nervios pasaron para dejarme una completa sensación de felicidad. Encendí una cámara escondida. Me subí a la mesa y me giré para tumbarme de espaldas. Me abrí de piernas, me puse el antifaz y esperé."