"...bajó despacio hasta quedar arrodillada frente a él e introdujo su miembro en la boca. Lamió, chupó y saboreó sin prisa. Notaba la mandíbula dormida, como anestesiada por efecto de la mordaza..."

Relato erótico exclusivo